Mujer con gripe en cama

Tips para dormir cuando tienes gripe

El frío aumenta la incidencia de resfriados y de enfermedades como la gripe. Para ayudar a tu recuperación, tenemos estos tips para ti. ¡Entra ya!

El frío aumenta la incidencia de resfriados y de enfermedades respiratorias como la gripe. Pero, ¿sabemos diferenciar entre resfriado y gripe? ¿Por qué se dan más casos en invierno? ¿Qué consejos podemos seguir para prevenir y aliviar los síntomas?

Aquí tienes las claves para distinguir entre ambas dolencias y los mejores consejos para prevenir y aliviar los síntomas síntomas de cada enfermedad.

Diferencias entre resfriado y gripe

Un gran número de personas afirman saber diferenciar un resfriado y una gripe.  

La principal diferencia que podemos detectar es que los resfriados cursan sin producir fiebre alta, mientras que en los procesos gripales es normal la aparición de episodios febriles, que llegan incluso a oscilar entre los 38ºC y 40ºC, y que pueden dar origen a situaciones de mayor gravedad. También son propios de la gripe el dolor muscular o el cansancio.

En cualquier caso, y puesto que el tratamiento de estas enfermedades es únicamente sintomático, la mejor opción para evitar sus inconvenientes es la prevención y ya que tienes la enfermedad, la fórmula de antifludes te ayudará con los síntomas de ambas enfermedades.

También las precauciones como dormir las horas suficientes y comer adecuadamente, para tener el sistema inmune a pleno rendimiento; evitar los ambientes fríos y lavarnos las manos con frecuencia puede ahorrarnos las molestias y el malestar típicos del resfriado y la gripe.

Tips para dormir bien y aliviar los síntomas del resfriado y la gripe

Descansa lo máximo posible

Mujer enferma de gripe dormida en un sillón

Dormir las horas necesarias permite que el organismo recupere fuerzas, especialmente si se presentas fiebre. Es recomendable que duermas entre 8 a 10 horas cuando tienes estas enfermedades, ya que tu cuerpo realiza un esfuerzo extra al mantenerte despierto y de pie, lo que representa un desgaste para tu sistema inmunológico.

Evita el frío y la humedad

Dado que estos virus prefieren las bajas temperaturas y la humedad, evita estos ambientes, así como los cambios bruscos de temperatura y las bebidas muy frías.

Una de las mejores formas para mantenerte caliente es tomar bebidas como té de manzanilla, café y té verde, las cuales te ayudarán a relajar los músculos de la garganta, a descongestionar tu nariz y acelerar el proceso de recuperación.

Lávate las manos con frecuencia

Hazlo con agua y jabón durante al menos quince segundos, poniendo especial atención a la zona entre los dedos y debajo de las uñas. También conviene limpiar las superficies de la casa con productos antibacterianos, así evitarás que las células del virus de la gripe se multipliquen logrando mayor contagio.

Incorpora vitaminas y minerales en tu dieta

Las frutas y verduras son fuente de vitaminas y minerales que ayudan a desarrollar defensas. Potenciarlas en tu alimentación te ayudará a recuperarte más rápido. En especial te recomendamos incluir alimentos verdes, estos ayudarán a tu sistema a levantar las defensas naturales de tu organismo.

Bebe muchos líquidos

Estos ayudan a eliminar la mucosidad, previenen la deshidratación y alivian el dolor de garganta: agua, zumos y sopas no demasiado calientes. Por el contrario, deben evitarse las bebidas alcohólicas.

Deja de fumar y evitar los ambientes con humo

El tabaco irrita todavía más la garganta y las mucosas, al igual que respirar el humo de otros fumadores. Considera que el humo de tabaco actúa destruyendo la superficie de las vías aéreas más pequeñas, con una disminución del flujo de aire logrando que el virus de la gripe se siga alojando en tu cuerpo. 

Haz gárgaras con agua caliente con limón y miel

Su acción emulgente calma el dolor de garganta y el alivio será mayor si haces esto antes de dormir. A pesar de la creencia popular, es preferible emplear agua frente a la leche con miel, ya que los lácteos pueden aumentar la mucosidad.

Recurre a soluciones salinas o vahos de eucalipto para aliviar la congestión

En el caso de niños pequeños, se recomienda el lavado nasal con suero fisiológico quince minutos antes de las comidas y antes de ir a dormir, para que puedan descansar correctamente.

¡Ahora sabes cómo atacar la gripe desde tu casa! Sabemos que los síntomas y las molestias no son agradables, así que esperamos que pongas estas pequeñas acciones en práctica para ayudar a tu cuerpo a recuperarse lo más pronto posible.