consejos para dormir mejor

¿Tu hijo tiene problemas para dormir?

Los problemas del sueño en los niños pueden presentarse en tres momentos distintos: al conciliarlo, al mantenerlo y al despertar.

Dormir es esencial y clave para cualquier persona sobretodo en el caso de los más pequeños de la casa. El no descansar lo suficiente puede provocar en el niño problemas en el buen funcionamiento del cerebro y cierto malestar general.

Aquí te compartimos una lista de posibles problemas para dormir durante tres etapas importantes del sueño:

1. Problemas a la hora de dormir

Son muchos los niños los que tienen serios problemas a la hora de conciliar el sueño y quedarse dormidos. El insomnio es uno de los problemas más comunes en lo que respecta al sueño infantil.

Las causas pueden ser diversas y los expertos aconsejan para evitar esto el seguir una serie de rutinas que ayuden al pequeño a conciliar el sueño de una manera rápida.

  • Es bueno que se acueste y se levante a la misma hora.
  • A última hora del día, el niño debe evitar el comer ciertos alimentos que sean estimulantes.
  • Es aconsejable el seguir una serie de rutinas a la hora de acostarse: lavarse los dientes o leer un cuento junto a su padre o madre.
  • El ambiente en el dormitorio debe de ser el adecuado para poder dormir y descansar perfectamente.
  • Una luz tenue y una temperatura adecuada son ideales a la hora de conseguir que el niño pueda dormir de una manera plácida.
  • Si siente un malestar, podrían recurrir a una tableta masticable como mejoralito lo ayudará a disminuir este malestar y que pueda descansar.

mi hijo no puede dormir

2. Problemas durante el sueño

Mientras duermen, los niños pueden tener ciertos problemas que pueden llegar a afectar al buen descanso. Algunos de dichos trastornos pueden ser terrores nocturnos o pesadillas.

Estos problemas son bastante habituales y normales en la infancia y no hay que darle más importancia de la necesaria.

  • En el caso de los terrores nocturnos, el niño no recuerda nada de lo ocurrido por lo que lo mejor es devolverlo a la cama como si nada.
  • En el caso de las pesadillas, el padre debe estar al lado del niño para tranquilizarlo y evitar que se ponga excesivamente nervioso.

Una buena higiene del sueño puede ser perfecta para prevenir dichos episodios y conseguir que el pequeño pueda dormir sin problema alguno.

En muchos casos el estrés también suele estar de tales trastornos del sueño, por lo que es labor de los padres el evitar que el pequeño se estrese en exceso durante el día para que durante la noche pueda llegar a descansar correctamente.

3. Problemas al despertar

Todos los problemas que tenga el niño durante el sueño, va a repercutir de una manera negativa al despertarse. De esta manera el niño puede sufrir somnolencia durante todo el día y una fuerte irritabilidad.

En el caso de que ello se produzca de una manera habitual y constante, es probable que el pequeño padezca el conocido como síndrome de la fase del sueño retrasado.

En tal caso, se deben seguir una serie de pautas para conseguir que el niño pueda descansar de la mejor manera posible.

Como conclusión, hay que indicar que el sueño es un hábito que los niños van adquiriendo poco a poco. Es bastante normal que durante ciertos momentos, sufran ciertos trastornos que le impidan descansar de una manera correcta.