gel antibacterial casero

Los peligros del gel antibacterial casero

El gel hidroalcohólico es uno de los productos de higiene más demandados del momento, pero hacer una versión casera puede tener muchos peligros. Y mientras aún no exista un tratamiento debemos cuidarnos.

¿Sabes por qué no debes fabricar este gel en tu casa? Te contamos todo lo que tienes que saber de este método de higiene.

Los peligros del gel hidroalcohólico casero

¿Eres de las personas que se ha planteado hacer su propio gel hidroalcohólico casero? En las últimas semanas es uno de los productos de higiene personal más demandados, y son muchas las fórmulas que se han viralizado para hacer una versión casera, mucho más asequible, sobre todo cuando se ha agotado en las farmacias y supermercados.

 

¿Es recomendable hacer este gel en casa?

Aunque nos recomiendan usarlo al llegar al supermercado o a cualquier establecimiento, lo cierto es que el método de higiene más efectivo para evitar la expansión del virus es lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos.

El gel desinfectante debe ser en todo momento un complemento o un recurso a usar cuando no se tiene a mano ni agua ni jabón. Su versión casera, además, puede albergar algunos peligros que puedes evitar sin problemas. Te los contamos:

Motivos para no hacer gel hidroalcohólico casero

Hoy queremos contarte por qué no te conviene fabricar este gel en tu casa y por qué, como opción más recomendable, debes usar el gel antibacterial 500ml que venden en las farmacias además de lavarte las manos frecuentemente con agua y jabón.

Aunque tengas una fórmula aceptada por los organismos de salud, es posible que no lo hagas bien. La fórmula del gel desinfectante casero es sencilla, pero no deja de ser química y, como tal, debes seguir cada proporción de manera muy precisa.

Muchas veces no tenemos los medios para hacer esto como deberíamos, y aquí comienzan los problemas. Por ejemplo, podrías estar usando una concentración demasiado baja de alcohol, y por tanto tu gel no sería realmente desinfectante.

Tu fuente de información podría no ser la adecuada: podrías estar siguiendo una fórmula nada beneficiosa para tus manos y, por supuesto, nada efectiva.

No todas las recetas que encuentras en internet para fabricar tu propio gel hidroalcohólico son veraces, y podrías estar malgastando recursos, así como hacer pasar a tu piel por un sufrimiento innecesario.

Las farmacias necesitan alcohol: porque sí, seguro que te ha pasado que has visitado varias farmacias y en ninguna de ellas encuentras alcohol. D

ebemos ser responsables y, por muchas ganas que tengamos de elaborar nuestro propio gel hidroalcohólico, no debemos desabastecer a las farmacias ni de alcohol ni de glicerina (sus principales componentes) porque otra persona con emergencias más graves podría verse perjudicada.

La mejor alternativa es el agua y el jabón: como te decíamos, el gel desinfectante de manos es útil cuando no tenemos ninguna otra alternativa disponible. Sin embargo, el virus es especialmente vulnerable al jabón al estar recubierto de una capa lipídica.

Por eso habrás escuchado cómo se recomienda desde las autoridades sanitarias lavar las manos con agua y jabón de forma frecuente. Ellos son los expertos, ¡presta atención a sus recomendaciones!

gel antibacterial y el coronavirus

Cómo lavarse las manos con agua y jabón correctamente

Lavarte las manos con agua y jabón es la forma más adecuada para mantenerte libre de virus y de otros agentes contaminantes. Algo que, sin duda, debemos convertir en uno de nuestros hábitos más importantes en el día a día.

Como todo, lavarse las manos también requiere ciertas pautas para que la limpieza sea efectiva e integral. Hoy compartimos contigo una simple rutina de 5 pasos con la que tendrás unas manos impecables:

Usando agua tibia o fría, humedece las manos.

Enjabónalas hasta que haga espuma y frota repetidas veces en el dorso, entre los dedos y debajo de las uñas.

Calcula entre 20 y 30 segundos repitiendo estos movimientos y haciendo hincapié donde creas que puedes necesitar más higiene, por ejemplo, debajo de las uñas.

Enjuaga bien usando agua corriente limpia, ya sea fría o tibia (lo dejamos a tu elección).

Para terminar, sécate las manos con una toalla limpia o con papel. Recuerda que si usas una toalla sucia estarás anulando el efecto del lavado de manos.

Recuerda que lavarse las manos con agua y jabón es el método más seguro para conservar la limpias las manos y una de las acciones obligadas de tu rutina de higiene perfecta. Utiliza el gel hidroalcohólico solo cuando no puedas seguir esta rutina.