el frío y tu piel

Consejos para cuidar la piel del frío

Con la llegada de esta estación, nuestra piel se expone a condiciones externas adversas como el frío, el viento o la falta de humedad. Los labios, la cara o las manos las sufren especialmente. ¡Aprende a cuidarlos con nuestros consejos!

¿Piel fea en invierno?

En la época más fría del año, la piel se resiente. La climatología y las variaciones bruscas de temperatura (frío de la calle frente al calor de la calefacción) u otros factores como la contaminación (principalmente proveniente de las calefacciones y de los coches) afectan negativamente a la piel.

Enseguida notamos que labios, cara, manos o codos están deshidratados, tirantes, rugosos, resecos o sufren descamación. Todo esto sucede porque su función barrera se altera y nuestra piel no es capaz de protegernos. Esta es una de las principales razones por las que nuestra piel necesita un cuidado extra en invierno.

1.- Evita las duchas o baños muy calientes, ya que la piel puede tender a irritarse aún más y aumenta su PH, por lo que puede deshidratarse con más facilidad. Es preferible una ducha corta, con agua templada.

  1. Incorpora una crema hidratante de textura rica a tu rutina facial y corporal diaria, sino sabes que comprar en el buen fin es tu momento de adquirir todos los artículos de cuidado personal para que los tengas en casa.

cuida tu piel del friío

Checa esto

La crema te ayudará a mantener y recuperar los niveles adecuados de hidratación y te aportará los nutrientes necesarios para ayudar a restaurar la función barrera.

Existen bálsamos en crema o aceites corporales que harán de este gesto un ritual placentero.

  1. Elige productos que incorporen en su fórmula activos específicos, que sean nutritivos e hidratantes, como el ácido hialurónico, la glicerina o la manteca de karité y calmantes y suavizantes, como la niacinamida, que evita la irritación y refuerza la barrera protectora de la piel.
  2. Huye de los tejidos sintéticos muy ajustados, ya que también pueden ser perjudiciales para nuestra piel: el frío y la fricción con estos tejidos puede provocar irritaciones en la piel del cuerpo.

Es mejor elegir tejidos de fibras naturales, más o menos holgados, que dejen que la piel transpire adecuadamente.

  1. Evita la fatiga, el estrés, el ritmo de vida acelerado y la falta de horas de sueño, ya que generan radicales libres y disminuyen nuestras defensas naturales, por lo que todavía se encuentra menos preparada para hacer frente a los cambios de temperatura que se producen en las estaciones frías.

Te puede interesar: Consejos para la piel seca.