La historia de la mantequilla

La historia de la mantequilla

La mantequilla es una creación antigua y un manjar moderno, un elemento básico de la cocina para un sinfín de recetas desde desayuno hasta comidas. Hoy te voy a contar más sobre este ingrediente.

 Existe desde hace 9000 años 

La mantequilla y la gente se remontan a un muy, muy largo camino. Ha estado con nosotros durante al menos 9.000 años. Probablemente comenzó como un accidente: un poco de leche fría agitada en un saco en la espalda de un animal en un camino lleno de baches. Pero rápidamente se convirtió en un alimento básico para las personas que vivían cerca de rebaños de vacas, cabras, ovejas, renos, camellos, búfalos de agua. 

Uno de los atisbos más cercanos que tenemos de la mantequilla antigua es la mantequilla de pantano, la mantequilla que se conservó en los humedales de Irlanda. Algunas de las muestras que se han descubierto datan del año 400 a.C.  

Fue batida una vez por perros en una caminadora  

La fabricación moderna de mantequilla es una maravilla tecnológica, pero hubo algunos pasos antes de que fuera tan fácil como sacar una barra de este producto y untarlo en tus hot cakes o poder ordenar un pescado a la mantequilla en la comida cerca de mi para disfrutar de este platillo. Antes hubo un proceso que iba desde batir en casa y las operaciones masivas impulsadas por motores que conocemos hoy. Uno de esos inventos implicó enganchar un perro, una oveja o un caballo a una cinta de correr, que a su vez impulsaba la mantequera.

 

barra de mantequilla

Jugó un papel en la momificación 

La mantequilla tenía todo tipo de usos antiguos, pero quizás el más inesperado fue el uso de la mantequilla por parte de los egipcios para el más allá. Los egipcios solían hacer una pasta de mantequilla, tierra y aserrín, y la usaban para rellenar la piel de sus momias. Algo así como un antiguo tratamiento de Botox. 

Sacar la mantequilla de la dieta estadounidense no los hizo saludables

Amasar hasta que la textura sea densa. Lo que surgió a mediados del siglo XX fue esencialmente una teoría muy simplista de que tenemos grasa en las arterias, por lo que debe provenir de la grasa en nuestra dieta. La gente lo aceptó porque, intuitivamente, tenía sentido, pero ahora sabemos que es mucho más complicado.

Debido a esta teoría, la mantequilla se convirtió en un objetivo para las dietas bajas en grasas y sin grasas. Fue cortado de las recetas y etiquetado como poco saludable.