receta de ensalada caprese

Te contamos acerca de la ensalada caprese

Uno de los platillos más deliciosos que se encuentran en toda la cocina italiana es la ensalada caprese o insalata caprese.

Este platillo combina algunos de los ingredientes más notables del “país de la bota”, como tomates, aceite de oliva, queso mozzarella fresco y albahaca fresca.

Esta ensalada ha sido popular durante muchas décadas, pero ¿cuáles son sus orígenes?, ¿con qué otros platillos se puede acompañar?

deliciosa ensalada caprese

La ensalada caprese a principios de la década de 1920

El origen de la ensalada caprese se remonta a la Italia posterior a la Primera Guerra Mundial. Un albañil patriota quiso hacer un plato que fuera un verdadero homenaje a Italia y que incorporase visualmente el tricolor en la presentación. La primera mención impresa de la ensalada caprese estaba en un menú del Hotel Quisisana, ubicado en la Isla Capri.

La propagación de la década de 1950

Después de la respuesta positiva que obtuvo, muchos disfrutaron la ensalada caprese, pero algo faltó. King Farouk, en la década de 1950, le pidió a su chef un refrigerio ligero por la tarde y le sirvieron un sándwich caprese.

En ese momento, ¡el resto es historia! Los turistas comenzaron a acudir en masa a la región y la ensalada caprese pronto se hizo conocida como un alimento básico y cultural de Capri. Con el tiempo, la receta se perfeccionó y mejoró agregando bufala mozzarella en lugar de la tradicional vacuna mozzarella.

Disfruta de un bocado de historia

Como muchos platillos de la cocina italiana, la ensalada caprese es en parte tan popular porque es muy fácil de preparar. Para hacer tu propia ensalada caprese, reúne lo siguiente:

  • Mozzarella en una bola grande para cortar en deliciosos trozos.
  • Tomates que estén perfectamente maduros (no demasiado blandos ni tan firmes que sean difíciles de cortar) y de un color rojo cobrizo brillante.
  • Una pequeña cantidad de jugo de los tomates para mantener todo el plato húmedo durante el servicio.
  • Hojas de albahaca fresca, quebradas a mano y espolvoreadas por encima.
  • ¡Tu apetito por este delicioso bocado de la historia italiana!

Si preparas esta ensalada en casa, te recomendamos pedir alitas a domicilio y lograr el complemento perfecto; comer cualquier alimento en casa ahora es más fácil gracias a las aplicaciones delivery que existen, las cuales ofrecen muchos platillos más. Además, existen programas de recompensa que premian a los clientes con grandes beneficios.

La receta de la ensalada caprese

¿Cuáles son los secretos de un buen caprese? Cada uno tiene el suyo, pero las reglas básicas en la isla de Capri son las siguientes:

  • El mozzarella debe ser grande, de ser posible una pieza de al menos medio kilo, porque la calidad del sabor es directamente proporcional a su tamaño. Por lo tanto, los quesos mozzarella pequeños no son adecuados.
  • La leche de búfala es más sabrosa que la leche de vaca, y una mozzarella di bufala, un producto artesanal, es la mejor.
  • Los tomates no deben estar verdes ni demasiado maduros: es decir, deben tener un poco de salsa pero también mantener la consistencia, el color debe ser ramato (un rojo cobrizo).
  • Deben cortarse con un poco de anticipación para que pierdan el frío del frigorífico si se guardan ahí, ligeramente salados y volteados suavemente en un bol para que salga el exceso de salsa.

Cuando llega el momento de preparar la ensalada, solo un poco de jugo de tomate y leche de mozzarella mantendrá el plato húmedo: pero, como decían los latinos est modus in rebus (debe haber una medida en todas las cosas). Un caprese no debe estar ni demasiado seco ni demasiado líquido.

¡La apariencia de la composición depende de la creatividad del chef!

Las hojas de albahaca deben romperse a mano y no con un cuchillo (de lo contrario, la albahaca puede tomar un sabor metálico o, según una antigua superstición, se levantarán escorpiones).

Nunca debe sustituirse por orégano, que podría ser demasiado invasivo para esta receta. Luego, el caprese debe reposar un cuarto de hora, y consumirse sin pan. Si quieres, pero no es necesario y a algunos no les gusta, se puede añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Si estás en una dieta rigurosa debido al ejercicio y esta es tu única opción, no titubees que es una gran opción. ¡Listo! ¡A comer tu deliciosa ensalada!